Lunes, 18 Julio 2022 11:24

¿En qué momento se debe acudir a un optómetra o un oftalmólogo?

Calificación
(0 votos)

Los ojos son la base del sentido de los ojos y por ello, debemos darle un especial cuidado para mantener una buena salud ocular. Baja visión, leer con dificultad o dolores de cabeza constantes, son algunos signos primerizos de alerta para consultar con un especialista.

De acuerdo con Diana Milena Piedrahita Morales, Optómetra, profesional en Salud Ocupacional, Especialista en Seguridad y Salud en el Trabajo y docente del programa de Optometría de Areandina seccional Pereira, es fundamental comprender que la salud visual se mantiene desde la prevención. Según ella, “aunque se goce de buena visión, es muy importante que todas las personas se realicen una valoración visual al menos cada dos años. Incluso si se presenta una condición visual preexistente la valoración debe ser cada año o cada seis meses de acuerdo con cada caso”, anota.

Para la académica Piedrahita, presentar síntomas que hagan difícil ver o leer de cerca o lejos, se debe asistir al Optómetra quien realizará una valoración e iniciará con la corrección visual y revisión ocular. “Si la persona siente dolor intenso en los ojos, presencia de imágenes fantasmas y, además, tiene enfermedades sistémicas preexistentes, es mejor solicitar consulta con un Oftalmólogo, ya que es posible que sean patologías de afección de fondo de ojo o presencia de glaucoma que son tratadas únicamente por esta especialidad”, explica la docente.

Así mismo, la docente resalta que existen otras señales de alerta en las que es necesario acudir a un especialista de manera inmediata:

Por Optometría:

  1. Dificultad para ver las letras u objetos de lejos o de cerca, entrecierra los ojos para ver mejor y dolores de cabeza, especialmente al usar el computador por largas jornadas.
  2. Fluctuación de la visión (cuando lee al ver al frente se nubla, a veces ve bien otras no tanto).
  3. Cuando se presente inflamación, secreción y picazón constante de los ojos.
  4. Para el caso de los niños, cuando se frotan los ojos con frecuencia, no se observan alineados los ojos o se acercan mucho a las pantallas del celular, el televisor o los cuadernos.

Por Oftalmología:

  1. Si la visión disminuye súbitamente o de progresiva pero muy rápido.
  2. Si hay presencia de imágenes fantasmas.
  3. Dolor ocular intenso acompañado de ojo rojo.
  4. Antecedentes familiares de Glaucoma.

 

La experta Piedrahita es enfática al señalar que, “si bien el Optómetra y el Oftalmólogo velan por el cuidado visual y ocular, los optómetras son los encargados del cuidado primario, esto quiere decir, la primera línea de atención para las personas que tengan o no alteraciones o molestias oculares, como resequedad, ojo rojo o síntomas como disminución progresiva de la visión, como también en casos de valoración general o de control para ver sus gafas o lentes de contacto, pero si se presenta pérdida súbita o repentina de la visión, dolor ocular, Glaucoma o si se desea alguna intervención quirúrgica para no usar gafas, el especialista a consultar es el oftalmólogo”.

La experta Piedrahita recuerda además que, en el Sistema Seguridad Social en Salud, las personas afiliadas tanto al régimen contributivo como el subsidiado tienen derecho a la detección temprana de las alteraciones de la agudeza visual, a través de la toma de agudeza visual a personas de 4, 11, 16, 45, 55, 65 y más años y del examen oftalmológico en personas de mayores de 55 años.

Finalmente, la académica Piedrahita recomienda realizar chequeos mínimos una vez al año, siempre y cuando no se note antes de este tiempo una disminución visual con la corrección óptica o la presencia de síntomas que alteren el normal funcionamiento visual.

 

Comunicaciones Área Andina Pereira

Visto 168 veces Modificado por última vez en Jueves, 21 Julio 2022 10:48

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.